Justicia para los niños en medio del conflicto a través de la CPI

220px-demobilize_child_soldiers_in_the_central_african_republic

Un antiguo niño soldado desmobilizado en la República Centroafricana, 2007. © Pierre Holtz / UNICEF República Centroafricana

Desde Siria hasta la República Centroafricana, la guerra tiene muchas víctimas. Pero los niños son los que más sufren. Se ha reportado que aproximadamente un billón de menores de 18 años vivieron en áreas de conflicto durante las últimas 2 décadas, muchos de ellos forzados a luchar como soldados.

El acceso a la justicia para los niños y niñas, ya sea a nivel local o en cortes internacionales, no puede seguir siendo un tema evadido.

Procesando crímenes contra niños y niñas en la CPI
Uno de los caminos a la justicia que existe en la actualidad para los niños y niñas es la CPI.

El preámbulo del Estatuto de Roma -Tratado fundacional de la Corte- reconoce que durante el Siglo XX, millones de niños han sido víctimas de atrocidades inimaginables que han afectado considerablemente la conciencia de la humanidad.

El Estatuto le da a la Corte la jurisdicción sobre varios de los crímenes más graves cometidos contra niños y niñas, y provee salvaguardas especiales para los niños y niñas víctimas y testigos durante los procesamientos de la Corte.

La CPI actualmente tiene jurisdicción sobre tres categorías de crímenes –crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio- cualquiera de ellos es capaz de victimizar a los niños.

Respecto al crimen de genocidio, el Estatuto criminaliza el traslado forzado de niños de un grupo a otro.

La esclavitud, un crimen de lesa humanidad, es un crimen que representa un riesgo particular para los niños, y va de la mano de una disposición especial contra la trata de niños.

Por último , el Estatuto de Roma incluye el reclutamiento, alistamiento y utilización de niños soldados como crimen de guerra, por primera vez en el derecho internacional.

Las personas responsables de alguno de estos daños en contra de los niños deben ser procesadas.

Protección de la infancia en el marco del Estatuto de Roma
El Estatuto de Roma también protege a niños víctimas o testigos de un trauma mayor.

La Corte cuenta con una Unidad especial –dedicada a víctimas y testigos- que tiene el mandato de, entre otras cosas, facilitar el testimonio de los niños. La Unidad cuenta con personal especializado en el manejo de los casos de niños que sufren de traumas relacionados con la violencia sexual y de otros tipos.

Por otra parte, el Estatuto de Roma requiere que los Estados miembros consideren la necesidad de que los jueces tengan conocimientos jurídicos en el ámbito de la violencia contra los niños al ocupar vacantes judiciales.

Del mismo modo, el fiscal de la CPI y el Secretario, están obligados a designar a los asesores y personal con experiencia relevante en temas de violencia infantil.

El fiscal debe también, en el curso de la investigación de los delitos, tomar las medidas apropiadas con respecto a las circunstancias personales y los intereses de las víctimas y testigos, incluyendo la edad, y prestar especial atención a la naturaleza del delito cuando involucra violencia contra los niños.

Los jueces de la CPI pueden optar por llevar a cabo cualquier parte del juicio en una sesión privada o permitir que las pruebas sean presentadas a través de medios especiales, como por vía electrónica, con el fin de proteger a las víctimas y testigos de delitos.

La protección para los niños víctimas en la CPI es doblemente importante porque las víctimas están facultadas para participar en los procedimientos de la Corte.

La capacidad de las víctimas para participar de modo significativo durante los procesos es un elemento importante para garantizar la administración efectiva de justicia.

En el marco del Estatuto de Roma, las víctimas cuentan con mayores derechos incluso en comparación a los otorgados a los testigos. A las víctimas se les permite participar durante todo el proceso, no sólo durante la etapa de juicio.

De hecho, hasta la fecha, más de 5.000 víctimas han sido autorizados a formar parte de los procedimientos de la Corte.

Los niños soldados – un problema mundial
En un momento dado, más de 300.000 niños soldados – algunos con sólo ocho años- estuvieron envueltos en conflictos armados en unos 30 países de todo el mundo.

Alrededor de 300 millones de ellos eran menores de cinco años . Más de 18 millones se han convertido en refugiados o desplazados internos. Muchos otros han sido reclutados u obligados a combatir como soldados.

Los niños en las zonas de conflicto pueden convertirse en niños soldados de muchas maneras.

Para algunos, sus padres murieron en combates o por el VIH/SIDA, quedando susceptibles a la explotación por parte de milicias o ejércitos.

Otros son ofrecidos como soldados por parte de los padres pobres que esperan comida o albergue a cambio, mientras muchos otros -aún más incapaces de comprender la gravedad de su situación-, deciden luchar con el fin de vengarse de una tribu rival o grupo étnico.

Independientemente de las razones por las que se convierten en soldados, estos niños sufren un daño inmenso. Muchos de ellos son secuestrados por la fuerza en grupos armados. Muchos son víctimas de violencia sexual. Casi todos se ven obligados a cometer atrocidades por sí mismos.

La justicia para los niños que sufren estos terribles crímenes es crucial. Proporcionaría a los niños víctimas una oportunidad de resarcimiento y reparación.

Ver que se hace justicia puede ayudar a los niños a avanzar en el proceso de rehabilitación y a demostrarles a ellos de una manera significativa que no tienen la culpa de las atrocidades cometidas contra ellos mismos y su comunidad, aunque se vieron obligados a tomar parte en ellas.

La condena de Lubanga demuestra el impacto
La condena de Thomas Lubanga Dyilo por reclutar y utilizar a niños soldados en el primer juicio -hito de la CPI-, muestra sólo el impacto que la Corte puede tener.

Pronto, las víctimas que participaron en el proceso de Lubanga diciendo a la Corte y al mundo lo que les sucedió -ex niños soldados incluidos-, tendrán acceso a las reparaciones que les ayudarán a ellos ya sus comunidades a generar acuerdos respecto a los crímenes que los han vulnerado.

Con su capacidad especial para evitar situaciones difíciles que involucran a niños y su énfasis en el empoderamiento de las víctimas, la CPI es una oportunidad única para que las víctimas más jóvenes de la guerra puedan encontrar justicia por sí mismos.

La declaración de culpabilidad y la condena de Lubanga a 14 años fue un momento importante para las víctimas de las atrocidades cometidas en Ituri, quienes encontraron renovadas esperanzas para la justicia en la CPI.

Sin embargo, la absolución en marzo de este año de Germain Katanga por reclutamiento de niños como crimen de guerra en la República Democrática del Congo demostró la dificultad de probar este tipo de cargos.

Tomar la palabra es un camino largo
Hay que hacer mucho más en el área de los derechos a la participación de las víctimas. No obstante, es claro que se han tomado diferentes medidas para asegurar que los niños y las comunidades gocen de un control más directo y mayor propiedad sobre su búsqueda de justicia y rendición de cuentas por los crímenes aberrantes que se han cometido en su contra.

Las consecuencias emocionales de los conflictos armados requieren meses o años de rehabilitación, pero no todos los niños pueden tener acceso a este tipo de programas.

Es mucho mejor prevenir para que no se involucren en conflictos armados en primer lugar, y así no tendrán que soportar las cicatrices físicas y emocionales de sus experiencias durante el resto de sus vidas.

Pero como la experiencia del juicio de Lubanga lo demuestra, para los niños que por una cuestión de tiempo transcurrido no pueden ver en la prevención una meta, tener una voz es aún un camino largo.

Bukeni Tete Waruzi, el director del programa para África y Medio Oriente de WITNESS:

“Sobre los niños, creo que ellos estarían de acuerdo con que la CPI les ha dado la oportunidad de utilizar el poder de su historia, el poder de su testimonio, su experiencia para exigir y hacer justicia .”

Tome la palabra – ¿Qué crees que se puede hacer para poner fin al uso de niños soldados en el mundo?

asesor principal de la Coalición en la Unión Africana, Naciones Unidas y las situaciones de África .

Suscríbase para recibir nuestras actualizaciones.

This entry was posted in África, Lubanga, República Centroafricana, Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s