La CPI examina los presuntos crímenes del Reino Unido en Iraq: ¿qué significa esto?

Tropas británicas en Iraq © Cathal McNaughton/PA

La decisión del fiscal de la CPI de reabrir un examen preliminar sobre los crímenes internacionales presuntamente cometidos por las fuerzas británicas en Iraq ha levantado fuertes reacciones y también ha creado un poco de confusión.

¿Qué pasa ahora y de qué se habla?

Procedimiento del examen preliminar de Iraq
Se lleva a cabo un examen preliminar para determinar si hay razones para abrir una investigación completa.

El Estatuto de Roma provee normas que deberán considerarse en el examen preliminar. Sobre esta base procede el fiscal en las diversas fases.

1a fase: se recaban todos los datos necesarios para alcanzar una determinación informada sobre si los presuntos crímenes son competencia de la Corte y si existen razones suficientes para abrir una investigación completa.

La declaración más reciente del fiscal se hizo tras una comunicación (una denuncia) que interpusieron el Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR, por sus siglas en inglés) y los Public Interest Lawyers (PIL) ante la Corte en enero alegando que las fuerzas del Reino Unido abusaron sistemáticamente de los prisioneros en Iraq entre 2003 y 2008.

2a fase: tras recibir toda la información, la Fiscalía debe decidir si la Corte tiene competencia respecto a los presuntos crímenes. Esta fase marca la apertura oficial del examen preliminar.

Esto requiere que se atenga a:

  • cuándo se cometieron los presuntos crímenes. En general, la CPI solo puede ejercer su competencia con respecto a los crímenes cometidos después de que el Estado se una a esta. Como el Reino Unido pasó a ser Parte a la CPI en el momento de su creación, la CPI tiene competencia con respecto al Reino Unido desde 2002.
  • si hubo crímenes según la CPI. La CPI solo puede ejercer su competencia con respecto a crímenes internacionales muy graves: genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.
  • el/la fiscal deberá decidir si los crímenes descritos en la información recibida en la comunicación del ECCHR y los PIL se consideran crímenes internacionales.
  • dónde se cometieron dichos crímenes y quiénes son los autores. La CPI solo tiene competencia con respecto a los crímenes si estos se cometieron bien en el territorio de un Estado miembro (competencia territorial) bien de la mano de un nacional de un Estado Parte a la CPI (competencia personal).

En el caso del Reino Unido, se ha alegado que los crímenes tuvieron lugar en Iraq. Iraq no es parte a la CPI ni ha aceptado la competencia de la CPI y, por lo tanto, la CPI no tendría competencia territorial.

No obstante, puesto que los presuntos autores de los crímenes eran nacionales del Reino Unido, la CPI podría tener competencia personal.

3a fase: En este momento, el fiscal está buscando y analizando todos los procedimientos nacionales pertinentes y los esfuerzos de investigación realizados con respecto a los presuntos crímenes para determinar si el caso se admitiría ante la CPI.

La Corte solo intervendrá si el Estado en cuestión no está ya realizando una investigación o proceso sobre los sospechosos —concepto conocido como la complementariedad que constituye el fundamento del sistema del Estatuto de Roma.

En el examen preliminar de Iraq, la fiscal buscará todos los casos que hayan sido investigados o procesados en el Reino Unido o en cualquier otra parte en relación con los casos cuya investigación la Fiscalía considere oportuna.

Por último, la fiscal analizará si el caso es lo suficientemente grave en lo que respecta a la cantidad y calidad como para justificar que se tomen otras medidas.

En 2006, el entonces fiscal, Luis Moreno-Ocampo, decidió no abrir una investigación completa en Iraq después de que a raíz de un examen preliminar se considerase que los presuntos crímenes no eran graves o lo suficientemente generalizados para llegar a un crimen considerado grave.

Sin embargo, señaló que el caso podría volverse a abrir si salieran a la luz nuevas pruebas.

4a fase: Si todas las fases mencionadas proporcionaran razones para abrir una investigación, la última fase —intereses de la justicia— proporciona una “consideración compensatoria” para que la fiscal no proceda con el caso.

La Fiscalía ha dicho que debe haber circunstancias específicas que ofrezcan razones sustanciales para creer que no se sirve a los intereses de la justicia mediante una investigación.

En particular, se contemplan los intereses de las víctimas y si sería mejor para ellas que no se abriese una investigación.

Sin embargo, la Fiscalía ha dicho que la decisión de no abrir una investigación debido a los intereses de la justicia sería excepcional.

¿Se incentivan los juicios nacionales?
Si se superan todas las fases descritas y la fiscal considera que una investigación completa es necesaria, tendría que presentar el caso ante los magistrados de la CPI antes del juicio que tomarían la decisión para una autorización definitiva.

Sin embargo, el Reino Unido es un Estado Parte a la CPI y, por lo tanto, tiene la responsabilidad primaria tanto para la prevención como para la punición de los crímenes.

Así, un aspecto de vital importancia sobre el examen preliminar de la Fiscalía es alentar al Reino Unido a que investigue y procese, si es posible, a los presuntos responsables de los crímenes alegados en 2003-2008.

La decisión levanta fuertes reacciones
El anuncio de la fiscal ha sido bien recibido por algunos y rechazado por otros:

Carla Ferstman, directora de la organización miembro de la Coalición REDRESS: “Hasta que se haga justicia y se vea que se hace justicia en todos los casos pendientes de abuso de prisioneros, la CPI tiene razones para seguir adelante con las alegaciones de abuso sistemático de prisioneros por parte de las tropas británicas en Iraq. La CPI tiene competencia si un país no tiene capacidad o voluntad para investigar o procesar. Hasta la fecha, el Reino Unido ha fracasado en la organización de procesos creíbles, lo que refleja la medida y gravedad de las alegaciones de abuso…”.

El asesor jurídico reconocido de Human Rights Watch Clive Baldwin: “El Reino Unido es uno de los creadores y un firme defensor de la Corte, pero a menudo es reacio a aplicar a nivel nacional las normas que el mismo Reino Unido promueve en todo el mundo. En particular, no hay indicios de que las autoridades del Reino Unido hayan aplicado alguna vez el principio básico de la justicia penal internacional denominado responsabilidad de mando; a saber: la obligación de los comandantes militares y civiles de rendir cuentas por crímenes de guerra cometidos por sus subordinados”.

El fiscal general del Reino Unido Dominic Grieve: “El Gobierno rechaza toda acusación de abuso sistemático llevado a cabo por las fuerzas armadas británicas en Iraq. Las tropas británicas son de las mejores del mundo y se espera de estas que actúen con el mayor rigor posible, de acuerdo con las leyes nacionales e internacionales. Por experiencia puedo decir que la gran mayoría de nuestras Fuerzas Armadas cumple dichas expectativas”.

El académico William Schabas: “Para la Corte, esta actividad en Estados no africanos que involucra intereses muy estratégicos de grandes potencias es un hecho muy positivo. Esto ayudará a enviar el mensaje de que la Corte es una institución independiente e imparcial capaz de juzgar a los fuertes, y no solo a los débiles”.

Dé su opinión – ¿Qué piensa de la declaración del fiscal?

This entry was posted in CPI, Medio Oriente y Noráfrica, Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s