¿Qué está pasando en el juicio de la CPI contra Ntaganda?

Bosco Ntaganda, the National Congress for the Defense of the People (CNDP) chief of staff who first challenged Nkunda's leadership in early January, attends an integration ceremony held by the Democratic Republic of Congo at the Rumangabo base, north of the Provincial capital of North Kivu, Democratic Republic of Congo on January 29, 2009. AFP PHOTO/Walter ASTRADA (Photo credit should read WALTER ASTRADA/AFP/Getty Images)

Bosco Ntaganda © Walter Astrada/AFP/Getty Images

En este artículo publicado en el Monitor de Justicia Internacional, Wairagala Wakabi resume el caso de la CPI contra Bosco Ntaganda. Nueve testigos serán llamados para testificar contra el antiguo líder de la milicia congoleña, que está acusado de 18 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad, presuntamente cometidos en el este de la República Democrática del Congo.

Antecedentes

Tras casi siete años desde que la CPI emitiera su primera orden de arresto contra él, Ntaganda se presentó ante la embajada americana en Kigali, Ruanda, en marzo de 2013 y pidió ser transferido a la CPI. El 10 de junio de 2014, los magistrados de la Sala de Cuestiones Preliminares confirmaron los cargos de asesinato, intento de asesinato, violación, esclavitud sexual, y reclutamiento de niños soldados contra Ntaganda. También ha sido acusado por desplazamiento forzoso de la población civil, ataque contra objetos especialmente protegidos, saqueo y destrucción de la propiedad. Los crímenes fueron presuntamente cometidos durante 2002 y 2003 cuando Ntaganda actuaba como vicepresidente de personal de las Fuerzas Patrióticas por la Liberación del Congo (FPLC, por sus siglas en inglés). En ese momento, la FPLC era una de las milicias involucradas en el conflicto étnico en el distrito de Ituri en la República Democrática del Congo (RDC).

En la apertura del juicio, los fiscales declararon que habían localizado a más de 80 testigos, incluyendo a personas que habían trabajado con Ntaganda, víctimas, testigos oculares y expertos. La fiscalía argumentó también que se basaría en las pruebas forenses tomadas de los cuerpos exhumados, los protocolos de comunicación, cartas, vídeos y fotos tomados en los campos de enternamiento. A continuación nos referiremos a las principales cuestiones tratadas hasta la fecha en el juicio.

Masacres étnicas

Los fiscales declararon que los crímenes de los que se acusa a Ntaganda fueron cometidos sobre todo contra la población civil, y en especial contra la etnia Lendu. El primer testigo que declaró, el testigo P-0805, narró cómo los milicianos del FPLC convocaron una reunión con diversos miembros de la comunidad Lendu cerca de la ciudad de Mongbwalu para luego proceder a arrestar a los que se presentaron y disparar, matando a los presentes. Declaró que contó al menos 49 cuerpos de civiles, entre los que se incluían mujeres y niños, algunos de sólo tres años.

El testigo P-016 recordó otras masacres en la ciudad de Kobu y sus alrededores. Comentó que las tropas del FPLC dispararon a su padre, “decapitaron” a su mujer e hijos, y asesinaron a numerosos civiles. De acuerdo con su testimonio, sólo los milicianes del FPLC estaban presentes en Kobu durante el mes de marzo de 2003. Los magistrados también escucharon que los combatientes del FPLC encerraron a sus prisioneros en fosas subterráneas. Roberto Garretón, también conocido como testigo P-0931, un antiguo relator especial de la Comisión para los Derechos Humanos de la ONU en la RDC, permitió que se presentase en juicio su testimonio previamente grabado del juicio contra Thomas Lubanga para ser utilizado como prueba en el caso contra Ntaganda. Garretón testificó en calidad de testigo experto en el caso de Ntaganda, durante una hora, sobre los orígenes del conflicto étnico en la RDC.

Violaciones

El segundo testigo que declaró, fue el testigo P-0901. Comentó que las tropas comandadas por el acusado violaron a mujeres y niñas en los controles establecidos en las entradas de las ciudades mientras realizaban los controles. Según este testimonio, excepto un caso en el que el violador fue identificado pero luego liberado, no conocía ningún otro caso en el que se hubiese condenado a alguien como responsable de estas violaciones.

El juicio sentó precedente al ser el primer juicio en el que la CPI acusaba a una persona de ser responsable de las violaciones y esclavitud sexual ejercidas por las tropas bajo su mando contra los niños soldados. En la apertura del juicio, sin embargo, el abogado de la fiscalía Nicole Samson señaló que Ntaganda no sería acusado como autor directo de violaciones. Las pruebas demostrarían que abusó de diversas mujeres y niñas, incluídas las hijas de sus acompañantes, lo que demostraría que era consciente de que se estaban cometiendo crímenes sexuales contra los niños soldados del grupo.

Los abogados defensores continuaron oponiéndose a la presentación de pruebas sobre violaciones presuntamente cometidas por Ntaganda en persona. Sin embargo, el día 30 de octubre, los magistrados dictaminaron que este tipo de pruebas serían admisibles si llegasen a considerarse caso por caso. Consideraron que “la conducta de un acusado, en especial durante el periodo de presentación de los cargos, tiene la suficiente relevancia con respecto a las diversas formas de inculparlo y su “capacidad” en el momento de los hechos.”

Niños soldados en la UPC/FPLC

En 2013, Thomas Lubanga, la primera persona en ser juzgada ante la CPI, fue sentenciado a 14 años de prisión por el uso de niños soldados en combate. Lubanga fue el líder de la  Union of Congolese Patriots (UPC). El FPLC fue el brazo armado de la UPC. El testigo P-886 testificó sobre los niños soldados en las filas del FPLC. Comentó que las obligaciones de los niños soldados incluían el actuar como guardaespaldas de los comandantes del grupo.

La testigo P-010, una antigua combatiente del grupo, también testificó sobre los niños soldados en el FPLC. En su testimonio de 2009 en el juicio de Lubanga, la testigo P-010 declaró a la Corte que los comandantes del FPLC forzaban de forma rutinaria a las prisioneras. También señaló que los comandantes alentaban a los milicianos a consumir drogas antes de las batallas, con el objetivo de darles mayor valor en la misma, y aquellos que mostraban signos debilidad o miedo eran obligados a permanecer en la primera línea de fuego de la batalla. La testigo también comentó que los reclutados por la milicia de Lubanga, algunos menores de 13 años, eran sometidos a entrenamientos abusivos y adoctrinados en campos en Rwampara y Mandro.

Los abogados defensores de Ntaganda señalaron que la testigo P-010 estaba motivado para obtener un beneficio profesional. Comentaron que ella había añadido nuevos cargos contra Ntaganda para recobrar su estatuto de víctima en el juicio, estatuto que había perdido en el juicio de Lubanga. Los abogados defensores de Ntaganda procuraron desacreditar a la testigo P-010. La testigo P-010, es la única mujer que hasta la fecha ha testificado en el juicio.

En la sentencia de Lubanga, los magistrados consideraron que no podían confiar en “muchos aspectos” del testimonio de la testigo P-010 por las constradicciones entre su testimonio y las pruebas documentales que hacen referencia a su edad en el momento de los hechos. Los magistrados en el caso Lubanga también consideraron que otras ocho personas que prestaron su testimonio como antiguos niños soldados de la FPLC ante la CPI lo hicieron prestando falso testimonio. Como resultado, los magistrados rechazaron las pruebas y ordenaron la revocación de su condición de víctimas a estas personas.

Saqueo y destrucción de la propiedad

El testigo P-0805 comentó que los soldados de la FPLC demolieron su casa y robaron sus propiedades, entre las que se incluían 4.920 dólares americanos, 53,5 gramos de aleación de oro, 12 pantalones, 14 camisetas, siete pares de zapatos, cinco pares de sandalias, y una bicicleta. Testificó también que el oro fue presuntamente saqueado por Ntaganda desde Mongbwalu y transportado por su primo a su cuartel general en Bunia. Añadió que las tropas de Ntaganda saquearon un hospital en Nyakunde y rops y mercancías variadas de uan tienda en Mongbwalu.

En esta misma línea, el testigo P-886 recordó la entrada del UPC en la ciudad de Sayo y cómo arrasaron todas las tiendas y hogares a su paso, asesinando a los civiles que iban encontrando.

Desplazamientos forzosos de la población civil

Según la Fiscalía, la FPLC se componía, generalmente, de miembros de la etnia Hema—a pesar del origen Tutsi ruandés del propio Ntaganda. El testigo P-0901 testificó que después de que la FPLC tomase el control de Mongbwalu, ninguno de los habitantes de etnia Lendu continuaron viviendo en la ciudad u otras ocupadas por las tropas de la FPLC. En Sayo, los grupos étnicos presuntamente no involucrados en el conflicto bélico fueron los Alur, Babira, y Lugbara, continuaron viviendo en el área ocupada por el grupo.

El testigo P-0805 afirmó que abandonó la ciudad tras haber sufrido un ataque por las tropas de la FPLC porque temía por su vida. El testigo declaró pertenecer a la etnia Lendu.

Ntaganda declaró al comienzo del juicio que era un revolucionario y pacificador que luchó por llevar la paz a la región de Ituri que había sido asediada por milicias étnicas criminales, y permitir a los desplazados volver a sus casas.

Responsabilidad de Ntaganda

Ntaganda está siendo juzgado como autor directo y coautor indirecto de determinados crímenes. Sin embargo, la Fiscalía pidió a los magistrados que considerasen añadir una tercera forma de responsabilidad, la de “coautor directo.” Los fiscales reclaman que Ntaganda lideró a sus soldados y les ordenó cometer los crímenes de los que se le juzga. Según el testimonio de un antiguo soldado de la FPLC, el acusado les daba órdenes de no perdonar a los enemigos.

“La orden era que si te encontrabas con el enemigo, deberías golpearle. Esa fue la única orden que recibimos,” declaró la testigo P-010. La testigo no mencionó nada sobre cómo habían de trata a los civiles.

Sin embargo, también se declaró en el juicio, que Ntaganda ordenó la ejecución de uno de sus soldado que disparó hasta causar la muerte a un civil en Mongbwalu. El testigo P-8059 afirmó que, el día en que su hermano falleció, Thomas Kasangaki, era el comandante de las tropas de la FPLC en Mongbwalu, y que él envió a los soldados a la casa de su hermano. Los soldados le preguntaron a él y a su familia si necesitaban algún tipo de asistencia para el velatorio como por ejemplo comida.

Según las declaraciones del testigo, los soldados explicaron que nadie que hubiese sido asesinado podría ser “sometido a este tratamiento.” Los milicianos de la FPLC también le dijeron a la familia que el soldado que había disparado a su familiar estaba bajo arresto y que su ejecución estaba pendiente de ser aprobada por Ntaganda. El testigo comentó que el soldado fue ejecutado al día siguiente.

El testigo P-0901, un antiguo trabajador de la FPLC, testificó sobre la estructura y operaciones del grupos, y detalló el papel central que desempeñaba Ntaganda  como jefe adjunto del personal y encargado de las operaciones militares y organizativas. Declaró que Ntaganda estableció el sistema de comunicaciones vía radio desde su residencia, lo que le permitía comunicarse con todos los comandantes regionales de la UPC. Las pruebas presentadas por otro antiguo empleado indicaron que el grupo usaba radios de corto alcance de las marcas Motorola y Kenwood y teléfonos por satélite de Thuraya. Tenían además puestos base que les permitían comunicarse a larga distancia y a través de mensajes encriptados.

Pero en el juicio de Ntaganda también se comentó que el Frente Nacionalista e Integracionista (Front des nationalistes et intégrationnistes, FNI), que tomó el control de la ciudad de Sayo tras la ocupación de la FPLC, impuso “condiciones extremas” a los residentes. El testigo P-886 dijo que la milicia FNI no permitía a los residentes beber alcohol, forzaban a las mujeres a andar en topless, y “castigaban o azotaban” a aquellos que no cumplían sus órdenes. En diciembre de 2012, los magistrados absolvieron a  Mathieu Ngudjolo, un antiguo líder de la FNI, de los tres cargos por crímenes de lesa humanidad y de los siete crímenes de guerra.

Uso de medidas cautelares

Cuatro de los testigos que han declarado hasta la fecha han sido amparados por un régimen de protección de testigos y se han adoptado una serie de medidas cautelares tales como distorsionar su voz e imagen en las retransmisiones públicas del juicio o el uso de sesiones privadas para poder proteger su identidad. A dos de los testigos se le han concedido medidas cautelares de forma parcial.

A pesar de haber gozado de un régimen de protección completo y haber distorsionado su voz en la sala de juicios de Ntaganda, el testigo P-010 fracasó al prestar su testimonio en su primera comparecencia. Fracasó a la hora de responder a las preguntas de la Fiscalía. Después de comentarle a uno de los funcionarios que estaban sentados a su lado en la sala que se hallaba en una “situación complicada” al estar en la misma sala que el acusado, Ntaganda aceptó abandonar la sala y seguir la declaración en una sala aparte.

En agosto de 2015, los magistrados  declararon que los 11 testigos que gozaron de medidas de protección durante su testimonio en el caso contra Lubanga tendrían la misma protección en el juicio de Ntaganda. La Fiscalía declaró que ese nivel de protección era necesario, atendiendo al nivel de protección de varios de los testigos y que seis de ellos ya estaban participando en el programa de protección de testigos de la CPI.

Los abogados de la defensa han argumentado que este tipo de medidas podrían impedir la capacidad de los magistrados para desempeñar sus funciones con imparcialidad, ya que no revelar la identidad de los testigos al público podría reducir su compromiso con la verdad.

Se prevé que las audiencias se reanuden a mediados de enero de 2016.

Este artículo fue publicado por primera vez en el Monitor de Justicia Internacional.

Suscríbete para recibir nuestras actualizaciones y conocer lo último de la #JusticiaGlobal.

This entry was posted in África, CPI, Lubanga, Ntaganda, República Democrática del Congo, Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s