“Las mujeres siempre están controladas por alguien”

bintoujustice

Bintou Founé Samaké. © Janet Anderson/Justice Hub

En este artículo publicado por International Justice Monitor, Bintou Founé Samaké, presidente de la ONG de Mali Women and Law in Development in Africa habla sobre la importancia de las acciones de la sociedad civil, la lucha por la igualdad de género en África y la importancia del juicio contra Al Mahdi al Faqi ante la Corte Penal Internacional (CPI) en el futuro.

“Soy abogada. Comencé muy joven mi carrera legal. Mis primeros años en la universidad coincidieron con las protestas estudiantiles en favor del derecho a vivir en mejores condiciones. Decidí que quería participar para poder tener en consideración las necesidades de la gente. Éramos muy jóvenes. Nos organizamos para la lucha. Desde entonces, me digo a mí misma una y otra vez que podemos seguir adelante.

“No procedo de una familia pobre. Mis dos padres trabajaban, así que podía comer tres veces al día. No éramos muy ricos, pero tampoco pobres. Después de mi enseñanza media, el gobierno de Mali me ofreció una beca para estudiar en el extranjero. Estudié derecho en Kiev, Ucrania.

“Personalmente, me especialicé en los derechos de las mujeres.  Me di cuenta de que en mi país las mujeres somos mayoría, pero las mujeres aún están sometidas a las tradiciones y costumbres, que a menudo constituyen un obstáculo para su desarrollo. Las mujeres están siempre controladas por alguien. Cuando nace una mujer, está bajo el control de su padre. Cuando se casa, bajo el de su marido, su marido se convierte en su guardián. Y si su marido muere, el hermano mayor o los hermanos de su marido se harán cargo de ella. Así que, siempre están sometidas. Nos decimos a nosotras mismas que debemos romper las barreras. No necesitamos una revolución para conseguirlo, pero tenemos que hacer que los hombres y las mujeres deben trabajar de forma conjunta para juntos alcanzar este objetivo.

“Para mí, justicia significa que los derechos de los demás deben ser respetados, que no permitimos que la gente con poder ningunee a los de más abajo. Un poderoso no debería poder oprimir o violar los derechos de otras personas. Hasta que no alcancemos este tipo de justicia, no podremos vivir en paz.

“Es muy importante para mí estar hoy en la Corte Penal Internacional [cuando los magistrados escucharon las acusaciones contra el islamista radical de Mali, Al Mahdi al Faqi] porque en algún lugar las barreras se levantaron. De algún modo, esos monumentos en Timbuktu [de lo que es acusado de destruir] también me pertenecen. Yo soy musulmana. Creo que atacando esos monumentos, estaban atacando a parte de la religión musulmana. Esos monumentos eran una referencia para todo el mundo, toda una nación y gente de todo el mundo venían a rezar a esos mausoleos. Hablaban sobre su vida con esos monumentos. Es como, por poner un ejemplo,  si – en Jerusalén- alguien destruyese el Muro de los Lamentos con una excavadora. Sería el fin del mundo. Eso es lo que significaban para nosotros esos edificios. Es como si alguien nos hubiese deshonrado, nos hubiese quitado nuestra dignidad.”

Suscríbete aquí para recibir nuestras actualizaciones semanales y conocer lo último de la #JusticiaGlobal.

 

This entry was posted in África, Malí, Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s