Cuando rimen la esperanza y la historia: El desempeño de la CPI de ahora en más determinará su credibilidad y viabilidad en el futuro

6506388681_9782f64dc3_o

En la más reciente contribución de nuestra serie de artículos de nuestro blog en conmemoración de nuestro 20º aniversario “Cuando rimen la esperanza y la historia”, el Coordinador de la Coalición de ONG Americanas por la Corte Penal Internacional John L. Washburn analiza los orígenes de algunos de los desafíos que enfrenta la Corte Penal Internacional (CPI), brindando así a los detractores de la CPI soluciones prácticas y genuinas que permitirán que la CPI logre la visión acordada en Roma en 1998.

Bill Pace acierta al afirmar que quienes apoyaban este esfuerzo creían que las iniciativas en pos del Estatuto de Roma probablemente no triunfarían, pero era necesario llevarlas a cabo. Esto le dio a las negociaciones su característica psicológica principal– la sorpresa. Para la mayoría, el éxito de cada fase de las negociaciones fue una gran sorpresa que se mezcló con el temor por la amenaza de un posible fracaso en los próximos pasos. La sorpresa disminuyó, pero duró toda la conferencia de Roma. La tumultuosa celebración en la aprobación del Estatuto en la última noche de la conferencia fue un estallido de exultante sorpresa.

Sin embargo, la mayoría de los delegados de los EEUU y aquellos que los apoyaban desde Washington estaban convencidos de que las celebraciones eran una burla para ellos por haber votado en contra del Estatuto. Estados Unidos tenía un experto y una delegación que trabajaba duro que realizaron numerosas contribuciones al Estatuto. Sin embargo, cargaban con las directivas de un gobierno que no escuchaba lo que la delegación intentaba decir sobre la naturaleza de las negociaciones y la visión de la Corte que sostenían la mayoría de los otros países. Quizás simplemente todo aquello fue una gran sorpresa para Washington.

Una vez establecida, ya sea funcional o débil, la Corte ya no genera sorpresas, excepto a algunos que no ven que la mayoría de sus debilidades y amenazas son o inherentes a las organizaciones internacionales o a los compromisos asumidos en el Estatuto. Estas son la no ejecución de sus decisiones, la falta de fondos, la lentitud de los procesos judiciales, determinación de estándares de pruebas, la gestión de la participación de las víctimas, la disfunción en la Asamblea de los Estados Partes y los problemas en el servicio y en relación a la defensa.

Una gran debilidad de la Corte proviene del hecho de que la mayor parte de las políticas y numerosas prácticas de gestión se han exportado de las Naciones Unidas a la CPI. Prácticas relacionadas con el personal, políticas regionales, la lucha por el consenso en la toma de decisiones y actitudes frente a la financiación y el presupuesto son algunos ejemplos. Las Naciones Unidas condujo las negociaciones para el Estatuto de Roma y la mayoría de los delegados de los gobiernos y los primeros miembros del personal de la CPI tenían experiencia en las Naciones Unidas. Por esto fue entendible que decidieran adoptar sus procedimientos y prácticas políticas. Ahora que han sido utilizadas por tanto tiempo, serán difíciles de cambiar, pero es necesario hacer el esfuerzo. Dado que tiene un claro propósito que difiere del de las Naciones Unidas y de su enciclopédica agenda, la Corte sería mucho más fuerte de crear sus propias prácticas, especialmente en la gestión.

Sin embargo, la Asamblea de los Estados Partes mejoraría ampliamente sus operaciones y decisiones de adoptar alguna de las estructuras de los organismos de gobierno de muchas otras organizaciones internacionales. La Asamblea posee solo un comité permanente – sobre presupuesto y finanzas, que se reporta directamente a la misma. En los otros casos, los grupos de trabajo y los cuerpos especiales de los Estados Partes deben informar a los oficiales y al secretariado de la Asamblea, conocido colectivamente como la Mesa. Estos grupos y cuerpos hacen un gran trabajo e involucra a los Estados miembros de la Corte es sus actividades y en el trabajo de la Asamblea. Sin embargo, no reemplazan a los comités permanentes, que son responsables de un órgano específico, de una unidad o de una función fundamental de la CPI. Llevarían equilibrio entre el Comité de Presupuesto y Finanzas y los debates de la Asamblea y con el tiempo se convertirán en expertos de sus temas.

El desempeño de la Corte de ahora en más dependerá de su credibilidad y viabilidad en el largo plazo. La Corte no tendrá un desempeño consistente a menos que puede manejar estas mejoras y problemas en su diseño. La Corte puede hacer ese esfuerzo de forma exitosa solo si cuenta con los recursos. La sociedad civil debe hacer de la ayuda a la CPI en pos de estos objetivos una prioridad.

_______________________________________________________

John L. Washburn, abogado americano graduado de la Harvard Law School, es el Coordinador de la Coalición de ONG Americanas por la Corte Penal Internacional (AMICC, por sus siglas en inglés) y Presidente Adjunto del Grupo de Trabajo de Washington sobre la Corte Penal Internacional (WICC). Previamente, fue miembro del Servicio Exterior de Estados Unidos y se desempeñó como director en Oficina Ejecutiva del Secretario General de las Naciones Unidas y el Departamento de Asuntos Políticos de las Naciones Unidas, entre otras posiciones. Washburn participó a la mayoría de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre la Corte Penal Internacional desde 1994, incluyendo todas las negociaciones de la conferencia diplomática de Roma en 1998.

Este artículo es el quinto de nuestra serie de artículos de “Cuando rimen la esperanza y la historia” de nuestro blog, que conmemora el vigésimo aniversario de la Coalición por la CPI. Del 17 de julio de 2015 al 17 de julio de 2016, publicaremos varios artículos del personal de la Coalición, la sociedad civil y oficiales de la Corte para reflexionar sobre los 20 años de lucha contra la impunidad, las lecciones aprendidas y los desafíos para la justicia global en el futuro.

This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s