Cuando rimen la esperanza y la historia: La Corte Penal Internacional ha llegado para quedarse

SecretaryGeneral Ban Ki-moon (centre) with King Willem-Alexander (centre right) of the Netherlands and other attendees. UN Photo_Rick Bajornas

La presidente de la Corte Penal Internacional Silvia Fernandez de Gurmendi junto a dignatarios en la apertura de los locales permanentes de la Corte, La Haya, abril, 2016. Una ex-diplomática argentina clave en las exitosas negociaciones por el Estatuto de Roma, Fernandez de Gurmendi, fue elegida presidente en marzo de 2015. © UN Photo/Rick Bajornas

En la semana en que la sociedad civil se reúne en La Haya en su mesa de discusión con la Corte Penal Internacional, la presidente de la CPI Silvia Fernández de Gurmendi reflexiona sobre el importante rol de la Coalición por la CPI en la promoción y salvaguarda del sistema del Estatuto de Roma de justicia penal internacional. Una contribución a nuestra serie de posts de nuestro blog por nuestro 20º aniversario Cuando rimen la esperanza y la historia.

El 19 de abril de 2016, se inauguraron oficialmente los locales permanentes de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, en las dunas de las costas del Mar del Norte. Esto fue la culminación de un largo viaje que comenzó hace más de 20 años, durante las negociaciones sobre la creación de la que comenzaron a mediados de los 90s. Este viaje un hubiera sido posible sin las contribuciones de la sociedad civil, en particular, del importante rol desempeñado por la Coalición por la Corte Penal Internacional. 

Hoy, la Corte enfrenta un nivel de trabajo judicial sin precedentes y su importancia está en aumento. 124 Estados han ratificado su tratado fundacional, el Estatuto de Roma. La importancia de un componente de justicia en el establecimiento de conflictos y el papel de la CPI en este aspecto está siendo cada vez más reconocido.

Hemos logrado este objetivo en contra de todos los obstáculos.

Hace solo dos décadas, la idea de una corte internacional permanente capaz de juzgar a individuos sin importar su cargo oficial era completamente revolucionaria. Durante las negociaciones muchos se preguntaron: ¿Podrán los Estados alguna vez llegar a un acuerdo para establecer un organismo internacional con esta clase de poder?

Muchos lo hicieron, porque reconocen que el genocidio, los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra presentan amenazas tan serias para toda la humanidad que la comunidad internacional toda debe reunirse con el fin de detenerlas. Los Estados vieron la necesidad de generar una estructura colectiva, una corte de último recurso capaz de intervenir cuando las corte nacionales no fueran capaces de lidiar con la cuestión por sus propios medios.

Los Estados no estuvieron solos a la hora de llevar esta visión a la realidad. Dado que formé parte en el proceso de creación de la CPI desde el comienzo, pude ser testigo de primera mano del importante rol que desempeñaron las organizaciones no gubernamentales en la creación de un apoyo persistente que ayudó a galvanizar la determinación de los Estados en el establecimiento de una CPI fuerte. Las ONG también brindaron la experiencia y un apoyo y invaluable a las delegaciones durante las negociaciones.

Desde el establecimiento de la Corte, la sociedad civil ha sido muy activa a la hora tanto de criticar como de apoyar a la Corte las veces que ha sido necesario, ayudándola a mantener un estándar alto. El diálogo constructivo con ONG sigue siendo muy beneficioso para la Corte. Al mismo tiempo, el compromiso de la CCPI y sus miembros con los gobiernos y organizaciones ayudan a promover la completa implementación del Estatuto de Roma, apoyando el fortalecimiento de las jurisdicciones nacionales bajo el principio de complementariedad.

Este no es de ningún modo el logro de unas pocas ONG. La Coalición por la Corte Penal Internacional ha tenido un rol clave en la movilización y coordinación del apoyo de las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo.

*

El mandato de la CPI es importante en todo el mundo. Allí donde se llevan a cabo atrocidades masivas, la justicia internacional ayuda a llevar dichos crímenes  ante la justicia, que los responsables rindan cuentas y que las víctimas reciban lo que merecen. En áreas bajo amenaza o conflicto, la CPI es una herramienta invaluable para la prevención de violaciones a los derechos humanos de gran escala. Lograr que la posibilidad de llevar a cabo un proceso legal y una verdadera rendición de cuentas sea creíble es clave para la prevención de futuros crímenes. La Corte es igualmente importante donde los crímenes internacionales hoy son inimaginables. La historia nos enseña que ningún país y ninguna región es inmune a la guerra, los conflictos y las atrocidades.

Pero aún quedan muchos desafíos, y la CCPI, con su amplia membresía en todas las regiones, seguirá desempeñando un papel indispensable a la hora de enfrentarlos.

La Corte tiene un mandato global pero aún no ha logrado la participación universal. Muchas de las peores zonas de conflicto del mundo están fuera de su alcance. Es necesario que más países se unan al Estatuto de Roma, para que la CPI pueda tratar todos los crímenes de la misma forma.

Mientras la CPI se vuelve más activa y más efectiva, enfrenta cada vez más ataques e quienes se oponen a su mandato. Aquí es cuando el compromiso de los gobiernos y de toda la comunidad internacional con la justicia internacional está a prueba. Los Estados establecieron la Corte, pero deben respetar su independencia judicial. La interferencia con el trabajo de la Corte podría socavar la credibilidad de la institución que ellos mismos crearon.

Al mismo tiempo, la cooperación de los Estados y las organizaciones es necesaria para reforzar la habilidad de la CPI para recolectar evidencia, proteger a los testigos o arrestar sospechosos. Del mismo modo, sin cooperación, la Corte no puede brindar reparaciones adecuadas para las víctimas de los crímenes bajo su jurisdicción.

*

La Corte Penal Internacional ha llegado para quedarse. Su compromiso con la justicia es más fuerte que nunca, y la Corte está tomando nuevas iniciativas para mejorar su eficiencia y efectividad con el fin de enfrentar los desafíos que se le presentan. Pero la CPI no puede luchar sola contra la impunidad. Cuán efectiva puede llegar a ser, dependerá de la cooperación de los Estados y la determinación de la comunidad global para lograr que la rendición de cuentas en los crímenes internacionales más serios no sea un objetivo negociable.

La inauguración de los locales permanentes de la CPI nos ha dado a todos, Estados y sociedad civil, la oportunidad de hacer una pausa en nuestro viaje para celebrar los frutos de nuestros esfuerzos en pos de la rendición de cuentas. También nos da la oportunidad de reflexionar acerca de la mejor manera de asegurar juntos que la Corte Penal Internacional se convierta en un verdadero ícono de justicia para las futuras generaciones.

El papel de la sociedad civil será crucial a la hora de solidificar los logros del pasado, preparando el camino para nuevos éxitos y resistiendo los intentos por debilitar la justicia penal internacional. Sin duda, en los próximos años, el apoyo a la Coalición por la Corte Penal Internacional será muy necesario. Este viaje debe continuar.

Suscríbase para recibir nuestras actualizaciones semanales con la última información y enfoques de la sociedad civil sobre #JusticiaGlobal.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Cuando rimen la esperanza y la historia: La Corte Penal Internacional ha llegado para quedarse

  1. Pingback: Este 17 de julio – Día de la Justicia Internacional: Hagamos visible la justicia |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s