Juicio de Habré – Seis lecciones sobre la lucha contra la impunidad

2015/07/20. Hissene Habre Trial Kicks Off in Dakar, Senegal.

Habré se resiste a ser llevado ante el tribunal de Senegal para afrontar su juicio © Aliou Mbaye/Newscom

El 30 de mayo de 2016, las Salas Extraordinarias Africanas en Senegal condenaron al antiguo Presidente del Chad Hissène Habré por crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y tortura cometidos durante su mandato entre 1982-1990. Habré fue sentenciado a cadena perpetua.  A continuación, les ofrecemos seis datos claves sobre el juicio.

Justicia en nombre de África

El juicio de Habré es el primer caso en que un ex Presidente de un país es condenado por crímenes internacionales por un tribunal de otro país. Tras las presiones recibidas por Bélgica, la ONU y la Corte Penal Internacional, Senegal finalmente arrestó a Habré en 2013 tras años de retraso por la falta de apoyo directo de la Unión Africana a las Salas Extraordinarias Africanas.

La condena de Senegal puede ser considerada como un hito para la justicia en África y envía un importante mensaje a todos los regímenes que pueden potencialmente cometer crímenes graves que sus actos no quedarán impunes.

“Hoy África ha ganado la batalla. Agradecemos a Senegal y a África por haber jugado a la propia África. Estamos orgullosos de que este juicio se celebrase en suelo africano,” declaró Clement Abeifouta, presidente de la saociación de supervivientes de Habré.

Crímenes internacionales: una preocupación global

El juicio de Habré es el primer juicio sobre jurisdicción universal en África. Pero ¿qué significa ‘jurisdicción universal’ en este caso específico?

Un tribunal nacional como las Salas Extraordinarias Africanas en Senegal estaba habilitado para juzgar los crímenes cometidos en el Chad porque sus efectos repercutieron más allá de sus propias fronteras. Las víctimas presentaron todas sus denuncias en Senegal  y finalmente en 2000 se estableció el proceso, respaldado por la Unión Africana (UA) en el interés de la “Justicia Africana.”

Senegal tuvo que reformar su propia legislación para poder albergar esta responsabilidad universal y poder proporcionar justicia en este caso.

La sociedad civil pide que se unan las voces de todas las víctimas

El caso de Habré se llevó a juicio en gran medida debido a los esfuerzos de la sociedad civil. Los supervivientes a las torturas, como Souleymane Guengueng fueron clave para poder recolectar las pruebas necesarias, trabajaron durante años con abogados y ONG internacionales como la Chadian Association of Victims of Crimes and Political Repression (AVCRP) y la Chadian Association for the Promotion and Defense of Human Rights (ATPDH) para asegurar el juicio de Habré.

“Para nosotros, es una victoria, porque nadie podría creer que Habré, que era considerado como un Dios en el Chad, podría ser juzgado,” señaló Guengueng.

160530_souleymane_guengueng_0

Según New York Times, junto con diversas ONG entre las que se encuentra Human Rights Watch (HRW) y la Federación Internacional de Derechos Humanos, las voces de las víctimas de los crímenes atroces cometidos en el Chad se alzaron como nunca en otro juicio de este tipo. Sus voces demuestran que se está liberando el potencial de la justicia.

Habré no está por encima de la ley, las mujeres y las niñas no están bajo su dominio

La justicia le pasó factura al antiguo Presidente en el año 2000 cuando un grupo de supervivientes del Chad presentaron sus denuncias en Senegal, a la vez que los exiliados en Bélgica presentaron también sus propias denuncias en el país.

Habré fue considerado culpable no sólo de crímenes como esclavitud sexual, cometidos por las fuerzas de seguridad bajo su mando, si no también por haber violado personalmente a Khadija Hassan Zidane en numerosas ocasiones – la primera de muchas del ex Presidente.

cjuc_r5xaaaxhvw

Víctimas del ex dictador de Chad Hissène Habré celebran su condena por el tribunal de Senegal, respaldado por la Unión Africana el  30 de mayo de 2016. © Ruth McLean

El abogado de HRW Reed Brody, que trabajó en el caso cerca de 15 años, declaró que la sentencia de Habré es un signo claro de que no hay ningún líder por encima de la ley, ni ninguna mujer o niña bajo su dominio.

Reparaciones a las víctimas: una responsabilidad global

El Juez de las Salas Extraordinarias Africanas en Senegal declaró que si Habré era considerado culpable, se llevarían a cabo diversas audiencias para determinar la compensación para las víctimas. La reparaciones de las Salas Extraordinarias Africanas tienen la misma base que las de la CPI: por la parte hallada culpable o un Fondo en beneficio de las víctimas con fondos voluntariamente aportados por otros gobiernos, organizaciones internacionales y ONG.

2005_chad_habre_presser1

Manifestación de viudas de víctimas del ex dictador de Chad Hissène Habré en la capital del Chad N’Djamena en 2005.© 2005 Stephanie Hancock/Human Rights Watch

Con anterioridad a la condena, Chad se comprometió a compensar a las víctimas, subrevivientes y a sus familiares. Con la condena en Chad de miembros de las fuerzas de seguridad de Habré en 2015, esta promesa se materializó en una orden dictada en favor de 7.000 víctimas, sin embargo, y tras haber pasado un año, las víctimas no han recibido la reparación prometida.

La justicia africana es una justicia global

En África, el veredicto ha tenido efectos múltiples. La UA ha alentado a sus miembros a adoptar leyes como la que habilitó a Senegal establecer el juicio de Habré y a crear una red de trabajo de fiscales nacionales en casos de crímenes de guerra, que ya ha producido diversas investigaciones en Sudáfrica y Senegal.

“Esto demuestra que cuando hay voluntad política, los Estados pueden trabajar de forma conjunta y efectiva para poner fin a la impunidad incluso en los casos más arraigados,” dijo Gaetan Mootoo, investigador de Amnistía Internacional en el este de África.

El juicio ofrece esperanza a los esfuerzos colectivos de las víctimas, la sociedad civil y los Estados de que es posible proporcionar justicia en base a los mismos principios que inspiran a la CPI sobre la base del Estatuto de Roma.

881629-stf1606010507jpg

El abogado defensor de derechos humanos americano Reed Brody y un superviviente de torturas Souleymane Guengueng. ©Frédéric Stucin

La misma sinergia, que ha caracterizado a la CPI desde su establecimiento, puede llevar a la Corte y a los Estados dentro del sistema del Estatuto de Roma a nuevas metas en la lucha contra la impunidad.

Antecedentes: “Ante la justicia” (Human Rights Watch)

Suscríbete para recibir nuestras actualizaciones semanales para conocer las últimas noticias sobre #JusticiaGlobal y las opiniones de la sociedad civil.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s