El presunto criminal internacional con el que la UE quiere negociar para frenar las migraciones

Pre Publishing Omar Al Bashir_1

Omar Al Bashir “habría causado el desplazamiento de millones de personas para reducir la migración”. Wikimedia/Jesse B. Awalt. Derechos reservados.

En este artículo originalmente publicado por Open Democracy, Eamon Aloyo responde a los informes que afirman que la Unión Europea (UE) podría considerar dar al Presidente de Sudán Omar al-Bashir las herramientas necesarias para frenar las migraciones hacia Europa. En este artículo, Aloyo advierte a la UE del peligroso precedente de negociar y empodera a un fugitivo de la justicia internacional y sospechoso de haber cometido crímenes internacionales graves según la Corte Penal Internacional.

Varios periodistas de la revista alemana Der Spiegel informaron sobre un acuerdo secreto concretado en marzo entre los Estados miembros de la UE y algunos países africanos – entre los que se incluye Sudán – para frenar las migraciones desde esos países hacia Europa. El acuerdo podría incluir un plan por el que se ayudaría al gobierno de Eritrea, al que la ONU acusa de haber cometido crímenes de lesa humanidad entre los que se incluye la esclavitud. Según los reporteros del Der Spiegel, el acuerdo daría al gobierno de Sudán, liderado por Omar Al Bashir, “cámaras, escáneres y servidores para registrar a los refugiados del régimen, entrenar a sus funcionarios de frontera y asistir en el establecimiento de dos campos con salas de detenciones para migrantes.” El gobierno alemán sería quien encabezaría estos acuerdos con un presupuesto de €40 millones para varios países africanos.

Un portavoz de la UE habría negado que el acuerdo vaya a implementarse en Sudán, pero no negó la autenticidad de los documentos presentados. La UE ha firmado de forma reciente acuerdos para frenar las migraciones con otros países, como por ejemplo con Turquía. MSF anunció que no volverá a pedir fondos a la UE para llevar a cabo sus operaciones en protesta por las políticas de la UE en materia de migración.

Si el reportaje del Der Spiegel se confirma, la UE debería cancelar su acuerdo con Sudán  y con otros gobierno autocráticos por el daño potencial que podrían causar y por el daño que podrían prevenir al emplear fondos de la UE para aliviar la difícil situación de las personas oprimidas en todo África. Es paradójico, al menos, que se colabore con una persona que por sí misma ha causado el desplazamiento de millones de personas para tratar de frenar las migraciones. ¿Por qué las instituciones de la UE deberían creer que Bashir va a hacer un uso responsable de los fondos que le suministren?

“¿Por qué las instituciones de la UE deberían creer que Bashir va a hacer un uso responsable de los fondos que le suministren?”

Bashir es buscado por la Corte Penal Internacional (CPI), que emitió órdenes de arresto contra él en 2009 y 2010. Está acusado de 10 cargos por genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad por dirigir campañas militares en al región de Darfur, y aún permanece en libertad y en el poder. A pesar de que Sudán no ha ratificado el Estatuto de Roma, la CPI tiene jurisdicción en esta situación dado que le fue remitida por el Consejo de Seguridad de la ONU. La ONU estima que entre 200.000 y 300.000 personas murieron en el conflicto. Amnistía Internacional ha documentado un terrorífico patrón de abusos sexuales y violaciones en masa. Uno de los cargos subyacentes por el que la CPI ha acusado a Bashir es el de violación.

Para que quede claro que Bashir no ha cambiado, los abusos en Darfur y en todo el territorio de Sudán continúan. Es más, Human Rights Watch ha documentado una “connivencia entre los traficantes y la policía sudanesa y egipcia, quienes corren la mirada en los puestos de control y devuelven a las víctimas que han conseguido escapar a los mismos traficantes.”

En algunas ocasiones puede ser necesario llegar a ciertos acuerdos con gobiernos autocráticos con el fin de alcanzar metas importantes, como la asistencia a aquéllos que la necesitan – como algunos actores internacionales han hecho controversialmente en el caso de Siria durante la guerra. Teniendo en cuenta la estructura de las relaciones internacionales, en ocasiones llegar a acuerdos con líderes que violan los derechos humanos puede ser la opción menos mala y puede salvar muchas vidas.

Pero en la propuesta de la UE, según los reporteros del Der Spiegel, hay pocos indicios de que este acercamiento busque ayudar a los más necesitados. Proporcionar este tipo de equipos y formación a un gobierno que viola de forma sistemática los derechos humanos podría contribuir a que se produzcan más violaciones. De hecho, en una sección de un documento de la UE sobre el plan titulada “riesgos y asunciones”, los autores se refieren al riesgo de “proporcionar equipos técnicos y formación a autoridades nacionales sensibles (tales como los agentes de seguridad en los puestos fronterizos) sin propósitos represivos.”

Es más, Sudán es uno de los tres países en la lista de los EEUU de Estados que financian el terrorismo. Contribuir con equipos y formación a un gobierno dirigido por un presunto criminal internacional esperando simplemente que dicha asistencia promueva los derechos humanos es una de las peores formas de gastar esos fondos.

Más allá de las objeciones obvias, se corre un gran riesgo de que los fondos se empleen de otra manera que la pretendida. Algunas de las razones por las que la gente está huyendo a Europa es precisamente para evitar el tipo de abusos de derechos humanos que Bashir estaría cometiendo y encontrar mejores perspectivas económicas. Incluso con el mismo objetivo de frenar la inmigración, el dinero europeo podría gastarse de una mejor manera reforzando la protección de los derechos a la integridad física y proporcionando oportunidades de desarrollo económico, que probablemente mejorarán los resultados humanitarios.

Un diplomático de la UE abandonó una ceremonia en Uganda en parte para protestar contra la asistencia de Bashir. Eso era lo que había que hacer. Condenar a Bashir en público y realizar presuntos acuerdos con él en secreto, está mal. Más allá de los resultados negativos de dicho acuerdo, la UE – a pesar de ser un gran defensor de la CPI – también estaría enviando un mensaje equivocado a Bashir y a otros acusados por la CPI si estos acuerdos se llevan a cabo. Para defender sus valores y sus compromisos universales con los derechos humanos, la UE no debería seguir adelante con este acuerdo, en cambio, dicho financiamiento debería ser destinado a otros proyectos que sean capaces de contribuir, de una forma más productiva y humana, a reducir la necesidad de huir de los refugiados a través de la prevención de conflictos y atrocidades, brindando oportunidades económicas a las personas vulnerables.

Eamon Aloyo es un Investigador Senior en el Conflict Prevention Program en el The Hague Institute for Global Justice, con un Doctorado en la Universidad de Colorado, ha publicado diversos artículos en International Theory entre otras revistas especializadas.

This entry was posted in África, Darfur (Sudán), Regiones, Situaciones, Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s