¿Por qué siguen siendo importantes los juicios de Nuremberg hoy en día?

nuremberg-featured-image-1-640x360

En  este artículo de RightsInfo, Karina Weller examina los juicios de Núremberg de 1946 considerados hoy en día como el nacimiento del Derecho Internacional. Siendo esta semana el 70° aniversario del fin de estos juicios, miramos hacia atrás para conmemorar el primer paso en la lucha en favor de la justicia global.


Esta semana se cumple el 70° aniversario del fin de los juicios de Núremberg. Los juicios terminaron con la condena de muchos de los culpables de los abominables crímenes cometidos durante el Holocausto. El viernes pasado se proyectó una película sobre un personaje clave en este proceso, David Maxwell Fyfe, que también fue clave en la redacción del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Por eso nos preguntamos ¿por qué se consideran los ‘juicios más importantes de la historia’ y cómo sucedieron?

¿Qué fueron los juicios de Núremberg?

Los juicios de Núremberg fueron una serie de tribunales militares basados en la ciudad alemana de Núremberg. Numerosos Nazis fueron juzgados por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial. En un primer momento se dudó incluso si este tipo de juicios podrían llevarse a cabo. Churchill era partidario de ejecuciones sumarias, Rusia pedía ‘juicios espectáculo’, pero el deseo de Estados Unidos de un juicio justo fue el que finalmente prevaleció.

El Juicio Principal

nuremberg-2

El  primero y más conocido de los juicios fue contra los criminales de guerra más importantes, celebrado entre el 20 de noviembre de 1945 y el 1 de octubre de 1946. Los cargos fueron por crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. El genocidio no era considerado un crimen diferente, sino que estaba considerado como un crimen de guerra. Veinticuatro personas físicas y siete organizaciones fueron acusadas, entre ellas se encontraba el secretario del partido nazi, el comandante de las fuerzas armadas alemanas, uno de los adjuntos de Hitler y el editor de un periódico antisemita.

Hubo cuatro jueces: un británico, otro ruso, ofro francés y otro de Estados Unidos, en lugar de un jurado. El juez británico fue Lord Geoffrey Lawrence. Sir Hartley Shawcross y David Maxwell Fyfe fueron los fiscales nombrados por Gran Bretaña. Maxwell Fyfe acabó realizando las tareas diarias más importantes, excepto los discursos de apertura y clausura.

Los jueces analizaron 100.000 documentos y escucharon a 94 testigos. Al final de proceso, declararon a 19 acusados culpables de al menos uno de los cargos de los que se le acusaban y declararon tres organizaciones como organizaciones criminales. Las sentencias oscilaron entre diez años de prisión a muerte por horca, que se impuso a 12 de los acusados. A pesar de los rumores de que los cuerpos fueron quemados en un horno de Dachau, los acusados fueron ahorcados y según lo establecido en la propia sentencia sus cenizas se vertieron en el río Isar.

Los juicios también dieron lugar a la declaración de siete principios de Núremberg, que hacen referencia a la lista de principios legales que fueron reconocidos por la Carta para los Tribunales Militares Internacionales y sus sentencias. Los principios incluyen el de responsabilidad individual, la idea de que los jefes de Estado y de Gobierno pueden ser considerados culpables según el derecho internacional, que el hecho de seguir las órdenes de un superior no puede ser argumento para evitar ser declarado culpable según el derecho internacional, entre otros. Estos principios fueron también adoptados por la Asamblea General de la ONU y son considerados todavía hoy como derecho internacional consuetudinario (que hace referencia a la legislación adoptada en base a costumbres adoptadas).

Otros Juicios

nuremberg-3

Hubo además otros 12 juicios, incluyendo el Juicio de los Jueces, en cuyo caso los acusados fueron jueces y abogados responsables del avance y progreso del programa de “pureza racial” a través de leyes y abuso en los procesos judiciales. También se enjuició al  escuadrón nazi de la muerte  y los directores de la compañía que elaboró el Zylon B, el gas químico utilizado en las cámaras de gas.

Otro de los juicios fue el Juicio de los Doctores, en el que 23 doctores fueron acusados de crímenes de guerra por la experimentación con seres humanos, asesinatos en masa disfrazados como eutanasia y esterilizaciones. Este tribunal identificó diez principios, que a día de hoy forman parte del texto base de ética en la medicina, conocido como el Código Núremberg. Fue desarrollado en la Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, recientemente en 2013. A pesar de no ser legalmente vinculante, la declaración cuenta con un fuerte sentido moral entre los médicos.

Lo que se nos olvida a menudo es que al tiempo que se producía el Juicio Principal en  Núremberg, se producían juicios similares en Tokio.

¿Por qué los juicios de Núremberg siguen siendo relevantes a día de hoy?

screen-shot-2016-09-25-at-10-54-29

Los juicios de Núremberg fueron efectivamente el comienzo del Derecho Penal Internacional, una especialidad que aún hoy podemos considerar que se encuentra en su fase inicial de desarrolllo. Significa que tanto personas concretas como organizaciones pueden ser consideradas culpables por algunos de los crímenes más difícilmente imaginables.

Durante la Guerra Fría no se produjo ningún otro avance en el campo del derecho internacional penal, excepto el enjuiciamiento en Israel de Adolf Eichmann. Pero las cosas cambiaron con el retorno de los campos de concentración en Europa en la Antigua República de Yugoslavia. En 1993, se estableció el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia para responder por las atrocidades masivas que estaban teniendo lugar en ese momento en los Balcanes. Tras el genocidio de Ruanda en 1994, también se estableció el Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

Cuando la ONU adoptó el Convenio del Genocidio el 9 de diciembre de 1948, también invitó a la Comisión Internacional de Derecho a estudiar la posibilidad de establecer un tribunal encargado de juzgar a las personas acusadas de genocidio y otros crímenes internacionales.

Este tribunal no se creó hasta el 17 de julio de 1998, cuando el Estatuto de Roma estableció la creación de la Corte penal Internacional. Este tribunal se encarga de juzgar los ‘más graves crímenes interncionales’. Los juicios de Núremberg fueron el primer paso de un camino todavía largo para alcanzar la justicia global.


Karina Weller es una periodista legal, que trabaja para LexisNexis. Está graduada en arte, derecho y psicología forense y está especialmente interesada por el derecho penal internacional.

Este artículo se publicó originalmente en RightsInfo y publicado en nuestro blog con su permiso y gratitud. Puedes seguir a RightsInfo en Twitter y Facebook

This entry was posted in CPI, Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s