¿Qué ha sucedido con Al-Bashir en Sudáfrica?

Bashir CartoonLa semana pasada el presidente de Sudán Omar Al-Bashir viajó a Sudáfrica, un Estado Parte a la CPI, para asistir a una cumbre de la Unión Africana. Pero ¿porqué no ha sido arrestado, y cómo afectará esto a la Corte?

La obligación de Sudáfrica de proceder al arresto
La CPI emitió dos órdenes de arresto contra Al-Bashir. Como Estado Parte al Estatuto de Roma de la CPI, Sudáfrica tiene la obligación de proceder al arresto del presidente sudanés y transferirlo a La Haya.

El artículo 86 del Estatuto de Roma recoje la obligación general de los Estados Partes de cooperar, indicando que “Los Estados Partes cooperarán plenamente con la Corte en relación con la investigación y el enjuiciamiento de crímenes de su competencias”, mientras que el artículo 89 regula específicamente la obligación de los Estados Partes de cumplir las solicitudes de detención y entrega de la Corte.

¿Quién hizo qué?
El South African Litigation center, un grupo de la sociedad civil, presentó una demanda ante un tribunal sudáfricano para forzar el arresto de Al-Bashir. El tribunal ordenó a Al-Bashir a no abandonar el país mientras se decidía sobre el asunto, pero, se permitió que abandonase el país antes de que ésta se adoptase.

El gobierno sudáfricano expresó que Al-Bashir tenía inmunidad porque acudía a la Cumbre de la UA como Jefe de Estado, argumento fecuentemente utilizado por la propia UA. Sin embargo, el Estatuto de Roma rechaza la inmunidad sobre cualquier persona, independientemente de su posición en el gobierno. El Consejo de Seguridad de la ONU, al remitir la situación de Darfur a la CPI, implícitamente rechazó la inmunidad de Al-Bashir.

En una decisión urgente emitida por el magistrado de la CPI Cuno Tarfusser el 13 de junio se le recordó a Sudáfrica sus obligaciones como Estado Parte de la Corte . El magistrado Tarfusser explicó de forma explícita que ninguna otra decisión, incluidos los razonamientos de la UA, podría ser invocada para garantizar la inmunidad de Al-Bashir.

La sociedad civil también se posicionó de forma contundente en contra de la visita de Al-Bashir y pidió que se procediese a su arresto.

¿Quién dijo qué?
En la estela de la visita de Al-Bashir a Sudáfrica, los funcionarios del gobierno, los medios de comunicación y diferentes académicos sopesaron las consecuencias de la misma para el futuro próximo de la CPI.

La sociedad civil condenó categóricamente a Sudáfrica por no haber procedido al arresto de Al-Bashir, mientras que celebraba la decisión del tribunal de ordenarle permanecer en el país.

El New York Times Editorial Board criticó la decisión de Sudáfrica de permitir la salida del país de Al-Bashir. El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon comentó que los Estados Parte a la CPI tienen la obligación de arrestar a Al-Bashir, pero el arzobispo Desmond Tutu comentó que el rechazo por parte de las naciones más poderosas del mundo a acatar las decisiones de la CPI tiene como consecuencia que Sudáfrica también proceda de ese modo. Mientras, algunos refugiados de Darfur comentaron que estaban tranquilos con la decisión del tribunal de arrestar a Al-Bashir.

La Oficina del Presidente de Botswana condenó que Sudáfrica dejase ir a Al-Bashir e instó a los Estados Parte a la CPI a cooperar  con la Corte. El Departamento de Estado de EE.UU expresó su preocupación por la visita de Al-Bashir. El partido gobernante en Sudáfrica elogió la decisión del gobierno de recibir a Al-Bashir, y comentó que la CPI ya no resulta útil.

El académico Mark Kersten argumentó que mientras que el restultado no era el ideal, la visita de Al-Bashir puede dar lugar a fortalecer el derecho internacional y demostrar el verdadero impacto de la Corte en las decisiones de los Estados, mientras que Jens David Ohlin cuestionó si la vista de Al-Bashir tendría alguna repercusión en la AEP o en el Consejo de Seguridad de la ONU. Alex Whiting expresó que el hecho demostraba que la CPI sólo puede ser efectiva si la comunidad internacional decide apoyarla, y David Bosco expresó que este incidente había perjudicado a la Corte.

Un profesor de la universidad que colabora con el International Justice Project y que estuvo presente en la Cumbre de Sudáfrica comentó que la opinión pública sobre la presencia de Al-Bashir estaba dividida.

Justice Richard Goldstone y Marie-Claude Jean-Baptiste del Cyrus R. Vance Center for International Justice escribieron que las acciones de Sudáfrica ponían en peligro su posición internacional así como al propio Estado de derecho en el país. Liesl Gerntholz  de Human Rights Watch argumentó que el no cumplimiento por parte del gobierno con las decisiones del tribunal estaba perjudicando la democracia en Sudáfrica.

¿Qué es lo siguiente?
Tras haber fracasado en el cumplimiento de su obligación de arrestar a Al-Bashir, los magistrados de la CPI pueden remitir a Sudáfrica al Consejo de Seguridad de la ONU y al órgano de gobierno de la CPI,  la Asamblea de los Estados Partes (AEP). Después les corresponde a estos dos órganos tomar medidas adicionales contra este país.

En el pasado, la CPI dictaminó que el Chad, Malawi, Kenia y Djibouti fracasaron en su obligación de cooperar cone la Corte al no proceder al arresto de Al-Bashir.

El Tribunal Supremo de Sudáfrica le ha otorgado al gobierrno una semana para explicar las razones que le llevaron a permitir que Al-Bashir abandonase el país.

¿Quieres conocer las últimas noticias sobre Omar Al-Bashir y otros fugitivos de la CPI? Suscríbete aquí para recibir nuestras actualizaciones semanales por email.

This entry was posted in Al-Bashir, África, Darfur (Sudán), Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s